Obesidad Infantil


Alimentación Saludable

¿Qué son el sobrepeso y la obesidad?

El sobrepeso y la obesidad se originan por la acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso, la obesidad y sus complicaciones son en gran medida prevenibles. Por consiguiente hay que dar una gran prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

¿Cuáles son las causas?

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantiles es el desequilibrio entre la ingesta calórica (o sea lo que comen) y el gasto calórico que es lo que se gasta de energía para crecer, moverse y vivir.

El aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantiles es atribuible a varios factores, tales como:

  • El cambio dietético, ya que hay en los últimos años un aumento en la ingesta de alimentos con muchas calorías dadas por la gran cantidad de grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas y minerales.
  • La tendencia a la disminución de la actividad física porque ha habido un aumento del sedentarismo como por ej: mirar TV o computadora más de 2 hs por día, hacer solo la gimnasia del colegio.

Recomendaciones generales

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos (por ej: nueces , almendras y avellanas)
  • Reducir la ingesta total de grasas y disminuir las saturadas y trans (galletitas dulces, alimentos prefritos como patitas, caritas de papa, manteca, mayonesa, etc)
  • Reducir la ingesta de azúcares (bebidas azucaradas, golosinas)
  • Mantener la actividad física: un mínimo de 60 minutos diarios de intensidad moderada o vigorosa que sea adecuada para la fase de desarrollo y conste de actividades diversas. Para controlar el peso puede ser necesaria una mayor actividad física.


Sugerencias para lograr una nutrición saludable en el hogar

Para los lactantes y niños pequeños:

  • Lactancia materna exclusiva
  • Evitar añadir azúcares y cereales para bebé a la leche artificial
  • Aceptar la capacidad del niño para regular su propia ingesta en vez de obligarlo a vaciar el plato
  • Garantizar alimentación variada y saludable para alcanzar un crecimiento óptimo.


Para niños y adolescentes:

  • Darles un desayuno saludable antes de acudir a la escuela que tenga leche descremada (en niños mayores de 2 años), pan y alguna fruta)
  • Brindar colaciones saludables (frutas, yogures descremados, cereales integrales)
  • Fomentar la ingesta de frutas y verduras;
  • Reducir la ingesta de alimentos ricos en calorías y pobres en vitaminas y minerales (golosinas, galletitas dulces, etc.);
  • Reducir la ingesta de bebidas azucaradas (jugos y gaseosas);
  • Hacer lo posible porque las comidas se hagan en familia;
  • Fomentar buenos hábitos desde el ejemplo.


Sugerencias para la promoción de la actividad física en el hogar

  • Reducir el tiempo de inactividad (televisión, computadora);
  • Alentar la ida al colegio y a otras actividades sociales a pie o en bicicleta en condiciones de seguridad;
  • Integrar la actividad física en las rutinas de la familia, buscando tiempo para hacer paseos en familia o participar juntos en juegos activos;
  • Asegurarse de que la actividad sea apropiada para la edad y proporcionar equipo protector (casco, muñequeras, rodilleras, etc.).


Al contrario de la mayoría de los adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Asimismo, tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Por consiguiente necesitan una atención especial en la lucha contra la epidemia de obesidad.

Libro Comenzando a Comer