Lactancia Materna


Lactancia Materna

Todos sabemos la importancia que tiene la lactancia tanto para el bebé como para la mamá, pero porque se abandona muchas veces antes de lo recomendado? Cuáles son los problemas más frecuentes que encontramos?

Aquí respondemos a algunas dudas que suelen aparecer:

Mi bebé llora, ¿es porque se queda con hambre?


La alimentación del bebé es suficiente cuando:

  • Aumenta bien de peso.
  • Las tomas son alrededor de ocho veces por día (durante el primer mes, es normal que lo haga de a 16 veces al día).
  • Moja por lo menos seis pañales por día.
  • Tiene, por lo menos, tres deposiciones diarias (luego del segundo mes, puede tener menos deposiciones).

 

No tengo mucha leche ¿Qué hago?

Es importante recordar que siempre la mamá produce la cantidad de leche que su hijo necesita. Se incluyen aquí algunos consejos:

  • Si el bebé recibe otra leche, se produce menos estimulo de succión, y por consiguiente, menos producción láctea.
  • Cuando comienza con las papillas al sexto mes, disminuye la cantidad de leche producida por la madre. De esta manera, ira gradualmente reemplazando alguna toma por comida.
  • Por el uso de chupete o biberón, puede producirse la confusión del pezón. Es conveniente evitar ofrecerle chupete, por lo menos, durante los primeros 30 días.
  • Si el bebé está colocado en forma incorrecta, la extracción será insuficiente porque se puede estar prendiendo mal al pezón.
  • Es recomendable poner con más frecuencia el bebé al pecho para estimular a través de la succión la bajada de leche (en general, al poco tiempo, adquieren el nuevo ritmo).
  • Es importante dejar mamar al bebé el tiempo suficiente en cada pecho. Si es posible, se sugiere que sea el propio niño el que deje un pecho para pasar al otro. Esto tiene dos beneficios: asegura que el bebé tome la leche del final, que contiene más grasa (necesaria para él), y lograr que los dos pechos se vacíen y produzcan leche para la siguiente mamada.
  • A veces la mamá esta cansada o se siente agotada, y eso disminuye la producción de leche. Se sugiere que el papa y el entorno familiar colaboren de manera que la mamá se dedique al cuidado del bebé, pueda descansar y hacer siestas cortas, si es posible, cuando el niño duerme.
  • No es bueno que la mamá haga dietas. Es necesario que la alimentación de la madre sea suficiente y saludable; por lo tanto, no es momento de seguir ningún tipo de dietas bajas en calorías. Lo adecuado seria realizar una consulta con un especialista en nutrición.
Libro Comenzando a Comer