Grupos de alimentos


Una manera sencilla de saber que alimentos componen una comida saludable es conociendo los grupos en que se dividen y que características tiene cada uno.

No hay un alimento ideal que cubra todas las necesidades del niño, por lo tanto, es importante la combinación que hagamos con ellos para brindarle una nutrición más adecuada. Ya sea que el bebé recién comience a comer, o que sea más grande, los alimentos que deben elegirse son parecidos. Lo que debe modificarse es la variedad, cantidad y textura.

A continuación, detallamos los grupos de alimentos:

Grupos de Alimentos

Fuente gráfico: AADYN

1. Cereales, almidones, derivados y legumbres: aportan grandes cantidades de energía. Lo componen las harinas y derivados (pastas, masas, panes, galletitas, etc.), arroz, polenta, cereales para desayuno y legumbres. Estas últimas, junto con los cereales integrales también aportan fibras.

2. Vegetales y frutas: brindan la mayor cantidad de vitaminas, minerales y fibras. Los vegetales feculentos como papa, batata o choclo, además dan energía. Los alimentos frescos son la primera elección puesto que conservan todos sus nutrientes.

3. Carnes y huevos: son fuente de proteínas de buena calidad. También las carnes aportan hierro y zinc que son muy importantes para un buen crecimiento.

4. Lácteos: ofrecen calcio, fósforo y proteínas de buena calidad. Durante esta etapa deben ser enteros para asegurar un buen aporte de grasas necesarias para el desarrollo del sistema nervioso. En estos alimentos, conviene prestar especial atención que no pierdan la cadena de frío debido a que puede trasmitir bacterias que producen enfermedades, por lo tanto es conveniente que sean los últimos que se adquieran cuando realizamos las compras.

5. Grasas y aceites: son fuente importante de energía. Los aceites también aportan ácidos grasos esenciales. Estos son necesarios para un buen crecimiento y desarrollo. Como el cuerpo no puede producirlos, tienen que ser incorporados a través de los alimentos. Otras grasas son la manteca, la crema de leche, etc.

6. Azúcares y dulces: bebidas azucaradas, jugos, golosinas, helados. No son necesarios ya que si bien brindan energía, no aportan otros nutrientes importantes para el crecimiento y desarrollo.

Existen algunos alimentos que, luego de ser incorporados en la alimentación, son con frecuencia requeridos por los niños, debido a su agradable sabor. Estos constituyen los llamados alimentos de consumo ocasional, por lo cual no deben consumirse habitualmente, como por ejemplo: bebidas azucaradas, jugos, golosinas, helados, postres lácteos, galletitas dulces, productos de copetín (papitas, palitos, etc.) y de pastelería (facturas, tortas, etc.), fiambres y embutidos (salchichas).

Libro Comenzando a Comer